Lucas ve a Mañueco como «el mejor presidente Castilla y León»

Con un apoyo muy especial ha contado el candidato del Partido Popular a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco: quien fuera el jefe del Ejecutivo autonómico entre 1991 y 2001, Juan José Lucas. El veterano político soriano no podía faltar en la visita del cabeza de lista popular a su tierra, El Burgo de Osma. Con un fuerte y sonoro abrazo se han saludado ambos nada más verse a la entrada de la finca de la empresa Nufri, referente en la producción de manzanas, con 800 hectáreas dedicadas a este cultivo.

Después, uno y otro no han ahorrado en halagos mutuos. Primero Mañueco, al destacar que contaba con el apoyo de de una «persona tan importante en Castilla y León, el presidente Lucas». Alguien «especialmente simbólico», ha apostillado, por su «defensa de nuestra tierra». «Un ejemplo de comportamiento político y de vida» que el ahora dirigente popular avanzó será «el que voy a llevar yo». En este sentido ha valorado y se ha fijado especialmente en que fue «reivindicativo para nuestra tierra».

Y no menos parabienes le ha dedicado Lucas, presidente de honor de la formación que ahora encabeza Fernández Mañueco. No sólo ha destacado que vio al candidato popular como el «claro ganador» del debate electoral de este martes entre los cuato candidatos a las elecciones. Se ha mostrado también «convencido de que va a ser el mejor presidente de esta Comunidad».

Lucas ha resaltado que Fernández Mañueco «aporta seguridad, tranquilidad, convicción y amor a esta tierra», un valor, este último, que ha incidido es imprescindible. Un candidato con un «compromiso claro, sin fisuras» y «sin trampa ni cartón» ha destacado el veterano político sobre quien aspira a tomar las riendas del Gobierno que él dejó en manos de Herrera en 2001.

Ha subrayado también que el salmantino, quien ha sido consejero, presidente de diputación y alcalde de Salamanca, se encuentra ahora «en plena madurez política» y cuenta entre sus valores con la «experiencia».

Más allá de verle como «ganador del debate», ha añadido que «lo que me importa mucho más es que sea ganador el 26 de mayo». Algo que se ha mostrado convencido que logrará, pero, ha alertado de un riesgo: «No creerse ganador para no perder». Además, ha advertido de las consecuencias de la «dispersión» del voto, como se ha visto en las pasadas elecciones generales, que han llevado al PP a un «momento delicado». Por ello, ha apelado a la «responsabilidad» para «aglutinar» los apoyos en torno a la formación popular.

Share Post :