El plan gallego para la Primaria inyectará 102 millones en tres años

A la vuelta de las vacaciones de Navidad, en respuesta al malestar generalizado por la sobrecarga y la falta de medios en la Atención Primaria, la Consellería de Sanidade arrancaba un complejo entramado de mesas de diálogo y foros de negociación con el sector encaminado a obtener un diagnóstico de las necesidades y consensuar las soluciones urgentes. A finales de febrero, el departamento presentaba un primer borrador de 175 medidas extraídas de ese trabajo colaborativo, un documento del que se descolgaron actores determinantes, como las sociedades científicas de medicina familiar y los colegios médicos, afeando la falta de concreción del texto. Ahora, con una primera huelga neutralizada y una segunda convocatoria en ciernes, la Xunta pone números a su apuesta por la Primaria con un plan 2019-2021 que en sus tres años de recorrido aportará 102 millones adicionales al primer nivel asistencial. La distribución anual programa la ejecución de 36 millones este mismo año, 39,9 en 2020 y 26,4 en 2021.

De la cifra total, detalló el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tras la reunión semanal de su ejecutivo, 17,2 millones se dedicarán a los refuerzos de plantilla ya pactados el pasado 3 de mayo en la mesa sectorial (308 plazas en tres años en distintas categorías: entre ellas 80 de médicos, 20 de pediatría y 130 de enfermería). También, al incremento de la capacidad del sistema sanitario gallego para acoger a médicos en formación MIR, con la previsión de crecer en 17 puestos para especialistas en Medicina Familiar y en 6 para Pediatría. «Necesitamos más médicos y pediatras de Atención Primaria, por eso solicitamos al Ministerio que nos deje formar a más profesionales en Galicia», insistió Feijóo, reiterando la voluntad de la sanidad gallega de incrementar su número de centros docentes y ofertar el 100% de las plazas acreditadas, llegando a 139 en medicina familiar y a 27 en pediatría (frente a las 105 y 20 convocadas en la presente edición).

Más allá del personal, más de dos terceras partes del presupuesto global se destinarán a la mejora del equipamiento de los centros de salud y puntos de atención continuada (la renovación del 100% de las impresoras y del 25% de los ordenadores instalados fue a comienzos de marzo una de las primeras medidas anunciadas con dotación económica concreta) y la ejecución de obras de reparación o de reforma, previstas o adicionales. Entre los planes de la Xunta, señaló Feijóo, figura la puesta en marcha de nuevos centros de salud en Caldas de Reis, en La Coruña (Santa Lucía), Orense (O Vinteún) y en el CIS Cangas-Moaña. «Compromisos concretos en comarcas concretas», según enfatizó el titular del Gobierno autonómico.

Otros 5,6 millones servirán para reforzar la compra de vacunas, con la incorporación de una dosis ampliada para el virus del papiloma humano y mejorando la campaña antigripal.

Reestructurar agendas
«El plan tiene un presupuesto concreto, un plazo concreto, unas acciones concretas y unos objetivos concretos», defendió Feijóo, repasando algunas de las medidas de reorganización y mejora contempladas. Entre ellas, atendiendo al principal caballo de batalla en el conflicto, figura la reestructuración de las agendas para adaptarse a la actividad real de los profesionales y la realización de un estudio sobre la redistribución de cargas de trabajo. La falta de tiempo ha motivado incluso una petición de amparo de médicos de Vigo a la Comisión Central de Deontología Médica y Sanidade llegó a asumir como «objetivo idóneo» un máximo de 30 pacientes diarios por profesional. La extensión del teleseguimiento de pacientes crónicos, la definición de un mapa de plazas de difícil cobertura o la posibilidad de interconsulta a especialistas hospitalarios con compromiso de respuesta en 10 días, son otras de las actuaciones previstas.

«Voto de confianza para los menús»
Las quejas de padres de alumnos del centro de educación especial coruñés María Mariño recogidas por el cocinero Alberto Chicote en el espacio «¿Te lo vas a comer?» llegaron hoy a la sala de prensa del Consello de la Xunta. Feijóo, informa Pablo Pazos, indicó que ha pedido «un informe completo y pormenorizado de todas y cada una de las quejas». «Si alguien se queja, supongo que será como consecuencia de que se siente tratado de forma inadecuada. Si hay alguna conducta inadecuada o un uso inadecuado, hemos de ajustarla sin ninguna duda», afirmó, puntualizando en todo caso que, «en Galicia, los menús» que se sirven en los centros «están controlados por profesionales», los cuales «hacen su trabajo con profesionalidad». De ahí, su «voto de confianza», a la espera de los resultados del informe.

Share Post :