Abanca se convierte en la décima entidad financiera de Portugal

Desde esta semana Abanca tiene operativos 70 centros de venta en Portugal. La entidad financiera informó esta mañana de que ha culminado con éxito el proceso de integración de Deutsche Bank PCB en el país. Abanca compró en marzo del año pasado la red lusa del banco, tras el intento frustrado de hacerse con el negocio de esta entidad alemana en España.

Según el banco presidido por el venezonalo Juan Carlos Escotet, Abanca contará con una cartera de 79.000 clientes en Portugal. Tendrá un volumen de negocio de 7.363 millones de euros. De éstos, 4.065 se corresponden a los recursos que los ciudadanos guardan en el banco y 3.298 millones son de crédito. Estas cifras sitúan a Abanca como la décima entidad financiera del mercado portugués tanto por recursos de clientes como por crédito. Contará con una plantilla de 500 personas.

«Abanca confiere a Portugal especial importancia en sus planes a largo plazo por su papel esencial dentro del mercado ibérico», subraya la entidad en un comunicado. Sus objetivos pasan por seguir creciendo en este mercado hasta alcanzar los 9.400 millones de negocio en 2021.

Deutsche Bank PCC Portugal empezó a operar en el mercado luso en el año 1978 como banco de particulares y su principal foco está en clientes de banca privada con poder adquisitivo medio-alto. Su modelo de negocio lo situó como líder del mercado portugués en la distribución de fondos internacionales.

Expansión
Una vez que Bruselas decidió poner fin al periodo de tutela previsto por haber recibido dinero público, Abanca —que surgió de las nacionalizadas cajas de ahorro gallegas — decidió iniciar su periodo de expansión. En septiembre de 2017 adquirió el 100% de Popular Servicios Financieros, la antigua división de crédito al consumo de Banco Pastor. En marzo de 2018, el banco gallego daba un nuevo paso, tras resultar ganador del proceso formal de venta de la unidad de banca de particulares de Deutsche Bank PCC Portugal. Pero la operación más importante llegaba a finales de noviembre del año pasado. El Gobierno portugués, responsable de Caixa Geral —que fue nacionalizada tras la crisis anunciaba que el banco gallego era el ganador de la puja por la red española de la entidad. Abanca desembolsaba 364 millones de euros para comprar el negocio y las 110 oficinas en España.

Share Post :